Horno de vapor

Cocinar en el horno de vapor: sabor y ligereza

  |   Consejos Útiles   |   Sin comentarios

¿Conoces los beneficios de la cocción en el horno de vapor?

En un horno de vapor no es necesario cocinar con grasas para obtener todo el sabor del alimento. La cocción se desarrolla de forma lenta, suave y gracias a la alta humedad que se crea dentro del horno se conservan todos los aromas y sabores de los alimentos. Además, los alimentos conservan su color y consistencia original.

Con la cocción a vapor conservamos las vitaminas, los minerales y los antioxidantes de los alimentos. Cocinar en el horno de vapor también reduce el fenómeno de la “caramelización”, un efecto que ahora se reconoce como perjudicial para para la salud.

El horno de vapor permite cocinar varios platos a la vez sin mezclar sabores. Así, por ejemplo, en la parrilla superior podrás poner las verduras, en la parrilla del medio las patatas y en la inferior una pechuga de pollo o un filete de salmón.

¿Sabías que además de cocinar, un horno de vapor puede calentar y descongelar alimentos sin secarlos? Y no solo eso sino que además incluso sirve para pelar frutas y verduras como los tomates, hornear pan, preparar yogur o esterilizar los biberones.

100% de vapor o combinado: como elegir el horno que se mejor adapte a tus necesidades!

En un horno 100% de vapor solamente se podrá utilizar este sistema de cocción, un sistema de cocción que se lleva a cabo entre 40 ° C y 100 ° C. El horno tiene un depósito de agua y una resistencia que calienta el agua para crear vapor, un vapor que se difunde lentamente por el interior del horno. Con este sistema de cocción basta con poner el horno a 90 ° C durante 25 minutos para que una pieza de carnes se cocine a la perfección.

Más sofisticado, el horno de vapor combinado permite incrementar los sistemas de cocción y disfrutar de varios modos en un solo dispositivo. Tendrás la posibilidad de elegir entre el modo de cocción al vapor, la convección o la combinación de los dos! Esta última opción es ideal para cocinar carne blanca. El resultado suave y de fusión que se logra con la combinación de ambos sistemas es algo no es posible lograr con un horno tradicional.

La limpieza de un horno a vapor es también mucho más sencilla que un horno tradicional ya que los alimentos y las grasas no se pegan, gracias a esto se puede limpiar el horno a vapor simplemente con un paño húmedo. Si esto se hace a menudo, el mantenimiento y limpieza será aún más sencillo.

Sin comentarios

Escribir un comentario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies